Saltar al contenido

Los trabajos de Persiles y Sigismunda por Cervantes, Miguel de

abril 29, 2019

Los trabajos de Persiles y Sigismunda

Los trabajos de Persiles y Sigismunda

Título del ebook: Los trabajos de Persiles y Sigismunda
Autor: Cervantes, Miguel de
Editorial: Ediciones Cátedra
Categoría: Ficción clásica
Fecha de publicación: 7/5/2004
Número de páginas: 784
ISBN: 9788437615448
Idioma: Español
Más información del libro: Ficción clásica

Accede a tus E-Books Favoritos!

 

Descripción del libro:

Una auténtica ” sed de autonomía ” caracteriza a todas las obras de Cervantes, abrumadas por el peso del ” Quijote ” , pero tal objetiva necesidad reviste en el ” Persiles ” una urgencia especialísima, si bien se recuerda que para el autor este libro ” había de ser ” su obra maestra. Al artista ya viejo, cansado, tal vez, del continuo sentirse llamar ” escritor festivo ” o ” regocijo de las musas ” , le había de resultar imprescindible un triunfo de otro tipo, menos clamoroso quizá, pero con una obra ” seria ” . Por ello es posible que se decidiera al final de su vida a terminar el viaje que hacen a Roma Periandro y Auristela, los dos jóvenes y enamorados protagonistas, obligados por las circunstancias a presentarse como hermanos, cuyo principal objeto parece ser servir de marco a otras historias y a otros personajes cuyas acciones les sirven, en más de un sentido, de enseñanza.

Sobre el autor:

Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, Madrid, en 1547, donde su padre trabajaba como cirujano. Viajó bastante durante su infancia, pues su familia se desplazaba a menudo, pasando por Valladolid, Córdoba o Sevilla; y poco más se sabe de su infancia y juventud. En 1569 se marchó a Italia, donde trabajó al servicio del cardenal Acquaviva, aunque pronto se alistó en el ejército y luchó en la batalla de Lepanto (frente a la costa griega) contra los turcos y en la que sufrió diversas heridas de gravedad y perdió la movilidad de su mano izquierda, por lo que fue apodado ” el manco de Lepanto ” . Cuando regresaba a España desde Nápoles, su barco fue asaltado por piratas que lo llevaron a Argel, donde estuvo cinco años preso. Fue liberado gracias a los padres trinitarios, una orden que trataba de liberar a cautivos pagando sus rescates o, incluso, intercambiándose por ellos. Regresa por fin a España, donde en 1584 se casaría, pero su matrimonio no fue demasiado bien, y dos años después se separó sin tener descendencia con su esposa. Trabajó recaudando impuestos y murió en Madrid en 1616, a los 68 años de edad dejándonos, además de las dos partes del < i > Quijote < /i > : < i > La Galatea < /i > , novela pastoril; las < i > Novelas ejemplares < /i > ; y < i > Los trabajos de Persiles y Sigismunda < /i > ; varias obras de teatro, entre las que destacan especialmente sus entremeses; y < i > Viaje al parnaso < /i > , entre otra obra poética dispersa y perdida. Sobre Cervantes hay más interrogantes que certezas: se duda de que naciera en Alcalá de Henares, ya que algunos expertos aseguran que la partida de bautismo que se conserva es falsa, y otras localidades se disputan ser su verdadera cuna, como Alcázar de San Juan (Ciudad Real) o Cervantes (Zamora). Se desconoce donde está enterrado; la tradición asegura que se encuentra en el convento de las Trinitarias Descalzas, en Madrid, donde un grupo de investigadores ha empezado a buscarlo con modernas técnicas arqueológicas. Pero sí se conocen algunas curiosidades sobre el escritor. Por ejemplo, que era tartamudo, ya que él mismo lo dice en el prólogo de las < i > Novelas ejemplares < /i > , algo que le afectaba socialmente. También sabemos que actuó como espía al servicio de Felipe II tras regresar de su cautiverio en Argelia. Su misión lo llevó de nuevo al norte de África, porque conocía las costumbres y la lengua, donde obtuvo información con la que se pudo vencer al almirante turco Ulach Alí. Y aunque se suele decir que Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día, 23 de abril, esto no es cierto, ya que en Inglaterra se regían por el calendario juliano, mientras que en España ya se usaba el gregoriano. El británico murió en realidad el 3 de mayo, y el español, el 22 de abril.